Ingrese su Usuario

Condenan a Celulosa Arauco por incumplir normas ambientales

 En fallo dividido, los ministros de la Sala Constitucional del máximo tribunal del país, Sergio Muñoz, María Eugenia Sandoval, Alfredo Pfeiffer y los abogados integrantes Guillermo Piedrabuena y Alfredo Prieto, acogieron el recurso de casación presentado en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt que había anulado la multa y sanción aplicadas, en marzo de 2005, por la Comisión Regional del Medioambiente (Corema) de Los Lagos y que ascendía a 800 U.T.M.

La sentencia del máximo tribunal determina que los ministros de la Corte de Puerto Montt incurrieron en el vicio legal de ultra petita (conceder más allá de lo solicitado), al anular la multa señalada.

En el fallo, los jueces del voto de mayoría señalan que "los jueces del grado al acoger el reclamo han otorgado más de lo pedido en la demanda, ello porque si para decidir los sentenciadores se hubieran remitido a los precisos términos expuestos en el reclamo, necesariamente habrían debido advertir que la actora requirió que se dejara sin efecto parte de la citada resolución, esto es tres de los cuatro cargos por los que fuera sancionada, de manera que los sentenciadores no han podido extender la pretensión de la reclamante en tal sentido, más allá de lo que expresamente se pidió, sin incurrir con ello en el vicio de casación en análisis", dice el fallo.

La resolución agrega: "A la luz de lo anterior, del mérito de autos y de lo resuelto por los jueces de fondo, puede constatarse que la sentencia censurada se ha excedido del ámbito propio de la litis, al extender su dictamen a puntos no contenidos en ella y que se encuentra comprendida en la causal del N° 4 del artículo 768, denominada ultra petita, lo que determina que esta Corte de lugar a la casación impetrada por la parte demandada".

La decisión se adoptó con el voto en contra del abogado Prieto, quien fue partidario de rechazar el recurso de casación formal.

Tras acoger la casación, el máximo tribunal dictó sentencia de reemplazo, reponiendo la sanción aplicada por la Corema en contra de la empresa y confirmando las infracciones de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA).

Respecto de los cargos por la irregular disposición de lodos primarios y secundarios, junto a los terciarios, la resolución de la Corte Suprema confirmó los cargos, donde resaltan que "en materia de residuos sólidos, en específico los lodos provenientes del sistema de tratamiento, que se disponen en el vertedero de la planta, se incumple la RCA puesto que sólo podían ser colocados ahí los lodos digerido resultantes del tratamiento terciario.

En este punto la reclamante reconoce que al momento de dar inicio al funcionamiento de la Planta no contaba con la tecnología que le permitiera hacer un manejo separado de los lodos provenientes de los sistemas de tratamientos primarios, secundarios y terciario por lo que se mezclaron los tres lodos, siendo prensados y dispuestos en el vertedero, expresando que a la fecha en que se interpone el reclamo esa situación se encuentra superada desde que la tecnología con la que cuenta le permite hacer la separación de los tres tipos de lodo, por lo que se da cumplimiento a la RCA. Que conforme a lo expresado por el propio reclamante no cabe duda que transgredió lo dispuesto en la RCA en la forma que se ha señalado en el considerando precedente, desde que, contravino la disposición de lodos, por ello se rechazará el reclamo deducido, en este aspecto, manteniéndose la multa aplicada", sostiene la resolución.

En cuanto al cargo por la construcción de una laguna de contención distinta a la aprobada, tercera sala se ratificó la sanción, bajo el siguiente argumento "que ésta fue construida sin el permiso necesario atendido el volumen real que tendría, lo que por lo demás ha sido reconocido por la reclamante desde que expresa haber ingresado la modificación al SEIA, por lo que se rechazará la reclamación, en este punto" dice la sentencia.

Respecto de la acusación por vertimiento de aguas no autorizado en el camino entre la Planta Valdivia y la Estación Mariquina, el fallo determina que no se logró acreditar que los vertidos tuvieran otro origen. Además, se rechazaron los argumentos de la sancionada que consideraba que no hubo daño ambiental determinando, porque este tipo de procesos no es la vía adecuada para hacer dichos reclamos.

 

Fuente: Terra