Ingrese su Usuario

Misiones - Repunte de la industria maderera dependería de la reactivación de la construcción

 El presidente de la Asociación Forestal Argentina (Afoa NEA), Nicolás Laharrague; el gerente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y NE de Corrientes (Apicofom), Christian Lamiaux y el gerente de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), Diego Eskiviski, expresaron en el programa radial Otras Voces (LT17) su preocupación por las dificultades del mercado que enfrenta el sector.

Laharrague explicó que, entre los principales problemas de las exportaciones, afecta que “tenemos costos internos mucho más alto que otras regiones, lo que nos hace menos competitivos frente a los precios internacionales de los productos forestales. La industria siempre intenta mantener los mercados porque es difícil colocar en el exterior los productos, volver a recuperar este nicho lleva su tiempo, por lo tanto se trabaja muchas veces a contra margen de ganancia, esperando que haya algún cambio, trabajando para bajar los costos, ser más eficientes o administrar lo mejor que se pueda la empresa de manera que de una renta positiva para que el producto se pueda vender afuera”, dijo.

Por su parte, Christian Lamiaux remarcó en la entrevista radial que “la realidad de hoy del sector es que desde fines del año pasado la demanda de madera -en general- en el mercado es baja, hay restricciones en determinado tipo de productos, con imposibilidad de trasladar el incremento de los costos a los precios, y en consecuencia enfrentamos una baja en la rentabilidad significativa, importante. Arrancamos el año con expectativas de recuperación del mercado que esta ligada a que se reactive el sector de la construcción y la obra pública en el mercado nacional”, señaló el directivo de Apicofom.

Si bien en el negocio forestal el tema de la caída de las exportaciones es cíclico, Lamiaux expresó que “sin dudas, la pérdida de las exportaciones tiene dos orígenes, la crisis internacional del año 2009 (burbuja inmobiliaria) que generó la caída de las ventas a países como USA y Europa, y después la sobreoferta de madera hacia el mercado interno donde la inflación y el costo argentino incide en el manejo de precios determinados. Esto, trasladado a precios internacionales, nos coloca frente a nuestros competidores a valores de dólar oficial en inferioridad de condiciones o de rentabilidad. Esto es una cuestión de coyuntura, pero hay que tomar medidas para poder enfrentarlas”, recalcó.

A su turno, Diego Eskiviski manifestó que “desde el sector foresto-industrial se esperaba un mejor escenario de los mercados el año pasado, pero esto finalmente no sucedió. En 2013 las industrias arrancaron sus actividades, algunas con las habituales paradas de mantenimiento, otras reduciendo horas extras, pero el panorama aún es incierto sobre cómo se va a presentar este año. Aún no hay demanda consolidada, estamos expectantes. Todo depende de la economía del país también. La madera no es un producto de primera necesidad, por lo tanto habrá que esperar a ver que pasa con el sector de la construcción”, señaló el directivo de Amayadap, en coincidencia con lo expresado por los dirigentes de Apicofom y Afoa NEA.

Mercado interno

Laharrague consideró que “el mercado interno está activo, pero hay una sobreoferta y saturación de industrias que volvieron a volcar su producción en el mercado nacional ante las bajas exportaciones, y esto hace necesario una mayor demanda en el mercado nacional para que el volumen de ventas no caiga. Por eso también es necesario una política de Estado para fomentar el uso de la madera en la obra pública, y desde hace algunos años el gobierno nacional y provincial vienen impulsando acciones en esta línea, pero obtener resultados lleva su tiempo”.

En este contexto, aclaró que el año 2013 esta dando señales a la que habrá que estar atentos. “El gobierno nacional esta tomando medidas de protección a la industria, limitando el ingreso de productos de Brasil o China, la última variable de ajuste que el sector empresario y las cámaras tratan de hacer es en la reducción de mano de obra. Hay todo un trabajo realizado en términos de capacitación y formación de personal que lleva su tiempo, por lo tanto, no es bueno perderlo”, admitió. “Pero en marzo se abren las paritarias y es donde pedimos a los gremios mesura en la negociación”, agregó.

En la misma línea, Lamiaux agregó que “desde la cámaras madereras se está trabajando fuerte en impulsar el consumo de madera para revertir el actual escenario, promoviendo políticas de marketing desde las asociaciones de Misiones y la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (Faima), los resultados son lentos pero se va logrando avanzar en la meta”, indicó.

Asimismo, destacó que “en la Provincia tenemos una base interesante de experiencia en la construcción de viviendas de madera en el marco del Plan Habitacional del Iprodha, además de la construcción de escuelas, lo que marca un reconocimiento a la actividad de parte del gobierno, pero nos gustaría que sea mayor el uso de la madera en la obra pública”, concluyó.

En el caso de las empresas madereras del Alto Paraná misionero, la mayoría tiene supeditada su producción para exportar y hoy tienen capacidad ociosa. “Los destinos de sus productos eran tradicionalmente EE.UU. y Europa, pero luego de la devaluación -principalmente las líneas de molduras y remanufacturas- se vieron afectadas, no es que las industrias dejaron de trabajar sino que tienen líneas de producción sin ocupar y destinan solamente una menor producción al mercado interno. Las Pymes salieron del mercado abruptamente en 2008 por la caída de la demanda internacional y en la actualidad la falta de competitividad que enfrentamos por los altos costos internos hace que la situación sea preocupante”, subrayó Eskiviski.

En otro aspecto de la entrevista, y al ser consultado el directivo de Amayadap sobre la percepción de que el sector foresto-industrial se encuentra alejado de otros sectores productivos de la provincia al momento de hacer un reclamo o planteo ante la Nación, respondió que “siempre se trabaja en forma conjunta entre Apicofom, Afoa NEA, Amayadad y Coiform. Estamos en constante reuniones y avanzamos en reclamos en conjunto, pero es real que en un contexto conjunto con el sector agrario no lo hacemos, no tenemos mucha relación institucional, pero es un buen punto a analizar en adelante”, concluyó.

 

Fuente: Misiones Online