Ingrese su Usuario

AFCP: Argentina demanda de estímulos estratégicos para atraer la inversión en la industria de Celulosa y Papel

“Las inversiones del sector papelero implican grandes montos, decisiones de largo plazo y plazos de maduración y retorno de las mismas de largo plazo. Por ende, estas características específicas acentúan las necesidades de políticas de incentivo, de abastecimiento cierto de energía, de financiamiento a largo plazo y condiciones económicas en general que estimulen la inversión”, señalaron desde Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP).

El marco específicamente macroeconómico es significativo para generar señales adecuadas en materia de rentabilidad, previsibilidad y crear las condiciones para estimular las inversiones.

En términos generales, desde la entidad gremial empresaria consideraron que un esquema propicio de estímulo para la cadena papelera “debe” incluir las siguientes políticas activas:

1.     Políticas de Comercio Exterior, tanto de resguardo del mercado interno como de promoción de las exportaciones, incluyendo definiciones y criterios favorables frente a las negociaciones internacionales más relevantes.

2.     Políticas tributarias y de incentivo fiscal. Estas políticas deben estar destinadas a promover la inversión, desarrollar nuevos sectores y cadenas de valor, fomentar o resguardar el empleo, e incentivar la mejora de la competitividad de las empresas en general.

3.     Políticas energéticas. Abastecimiento y precios.

4.     Políticas de financiamiento a la actividad, que permitan maximizar el acceso de las empresas a plazos y tasas competitivas internacionalmente, incluyendo tanto las operaciones enmarcadas en el mercado interno como aquellas orientadas a la exportación.

6.      Políticas de empleo, formación y capacitación de los recursos humanos (trabajadores, cuadros gerenciales y técnicos vinculados a la actividad), favoreciendo la generalización de mejoras cualitativas en las condiciones laborales.

7.     Políticas de fomento a la modernización, al desarrollo y la innovación tecnológica, incluyendo la integración y el desarrollo emprendedor.

Escenario y tendencias del mercado

Según datos proporcionados a la revista ArgentinaForestal.com por la AFCP sobre la situación del mercado de productos que afectan a empresas socias de la cámara, indican que sobre el Consumo Nacional Aparente (CNA) registrado en el periodo 2006-2012 en el país, existe una caída en el mercado de productos de pastas, papel para diario y papel para impresión. En tanto, habría un mejor escenario para la producción de papel para embalaje y papel tisú.

En Pastas se registró un decrecimiento constante de la producción en estos seis años. Ello tiende a equilibrarse en el Consumo Nacional Aparente, por efecto de un crecimiento en la importación, y un decrecimiento en el saldo exportable. En Papel para Diario también se registró una caída constante en sus índices de producción, así como de CNA, manifestándose como consecuencia una caída notoria en el consumo per cápita. Igual situación se repite en Papel para Impresión, segmento donde ha mantenido una caída en sus niveles de producción, equilibrándose el CNA debido al crecimiento de la importación, la cual alcanza al 50 % del CNA.

Si bien el efecto sobre el consumo per cápita no es notorio, se percibe una leve disminución del mismo.

En Papel para Embalaje son crecientes los índices de producción y de importación, generando estos índices un notable aumento del CNA y del consumo per cápita. Se destaca el volumen de importación frente al de otros papeles, ya que es significativamente superior al de los demás papeles sumados.

El Papel Tisú es el producto que demuestra los mayores crecimientos en producción, CNA y CNA per cápita. Los volúmenes de importación son pequeños comparados con los demás papeles, lo cual indica un abastecimiento interno fluido.

Desde la AFCP consideran que dada la dotación y calidad de recursos naturales y la experiencia adquirida en el complejo productivo foresto-industrial celulósico papelero, Argentina podría alcanzar un lugar relevante en esta industria a escala mundial. Pero para ello es necesario desarrollar todo su potencial de contribución al desarrollo económico regional -la actividad es relevante en 13 provincias- con los máximos estándares de cuidado ambiental y equilibrar el déficit comercial existente con mayor producción (sustitución de importaciones) y crecimiento de las exportaciones.

“En Argentina, la dotación actual y futura de recursos madereros provenientes de bosques implantados (realizados con incentivos promocionales) supera la capacidad actual (y la potencialmente necesaria) de producción de pasta celulósica. Por lo tanto, no es necesario incrementar la superficie de bosques, sino sólo utilizar racionalmente la madera generada por los bosques cultivados existentes, evitando que -como sucede actualmente- sea exportada como materia prima sin transformación”, sostienen desde la entidad empresaria.

Señalaron que este esquema, asociado a una política integral de reciclaje de papel (iniciada con clasificación en origen), permitiría también abastecer a una capacidad productiva incrementada de pasta celulósica, que sería necesaria para equilibrar en el mediano plazo el déficit comercial de la cadena de valor.

Dicho incremento de la producción de pasta celulósica debe basarse en la pasta química (es la de mejor calidad) que representa más del 60% de la producción, y concentra prácticamente la totalidad del comercio exterior y del superávit comercial del país en pasta celulósica.

“Además del incremento en la producción de pasta química, para alcanzar una reversión estable y sustentable del déficit comercial existente en la cadena de valor, es necesario y posible aumentar la capacidad de producción en papeles para embalaje, papeles para corrugar, cartulinas, papel kraft y papeles para impresión estucados”.

El objetivo señalado de equilibrar la balanza comercial plantea la necesidad de realizar distintos proyectos de inversión con escala de producción eficiente y con estándares medioambientales internacionales, que podrían realizarse en Argentina si se dan condiciones equivalentes a las de los países competidores. Simultáneamente, agregaron, con ese conjunto de inversiones (que por razones de economías de escala implica promover conjuntamente la sustitución de importaciones y la promoción de exportaciones), habría que diagramar una estrategia de comercio exterior que potencie  la incipiente diversificación de mercados de exportación ya lograda.

 

Fuente: Argentinaforestal