Ingrese su Usuario

Gobierno ruso anuncia cierre de combinado de celulosa en Baikal

Durante una reunión con la administración regional sobre la situación ecológica en el entorno del Lago Baikal, la mayor reserva de agua potable del planeta, Medvedev aseguró que no existe retroceso, pues todas las decisiones del Ejecutivo sobre el particular están adoptadas.

A pesar del costo social de esa medida, que representará la pérdida de unos mil 400 puestos de trabajo, el anuncio supone el fin de los conflictos del combinado y las organizaciones ecologistas, que reclaman el cierre desde 2008 por el vertimiento de desechos químicos al lago.

Desde esa época también la planta trabaja a intervalos por aprietos financieros, hasta que el grupo de accionistas, capitaneado por el empresario Nikolai Makarov, admitiera que están al borde de la bancarrota.

La prensa rusa refiere precisamente como causas que han impedido el cierre definitivo, la existencia de una elevada deuda crediticia, los problemas de desempleo, y el que más preocupa, relacionado con la eliminación de residuos tóxicos, en los procedimientos establecidos.

En febrero pasado, el vicepresidente del Ejecutivo Arkadi Dvorkovich anunció los planes de transferir de manera gradual la producción del combinado a otras fábricas, pero dijo que el proceso tomaría varios años.

Medvedev recordó en la reunión de este martes que la historia alrededor del combinado del Baikal es una de las más complejas dentro del sector industrial, acompañada de encendidos debates, subrayó.

El primer ministro propuso crear en el Baikal una zona económica turística para el desarrollo de la ciudad y de la provincia, y alentó a preparar el proyecto antes de que termine el verano.

La planta reinició la producción luego de cuatro semanas de paralización. Según fuentes periodísticas las pérdidas económicas aumentaron en mayo en 2,8 veces.

El 51 por ciento de las acciones pertenecen a las estructuras administradas por Makarov -exsocio accionista del oligarca Oleg Deripaska- y el 49 por ciento a la agencia estatal de propiedades Rosimuschesva.
 

Fuente: Prensa Latina