Ingrese su Usuario

Ledesma y la Fundación ProYungas explicaron cómo producir con sustentabilidad en un paisaje protegido

Ledesma tiene a la caña de azúcar como materia prima fundamental. A partir de ella produce azúcar, papel, alcohol, bioetanol y energía –en forma de biomasa- con la cual reemplaza gas natural en su producción durante la zafra.

Para generar biomasa, Ledesma reemplazó 8 calderas de baja presión por una caldera que genera mayor energía con igual cantidad de biomasa. Esto requirió una inversión de $150 millones y permitió desarrollar el proyecto de energía renovable en reemplazo de gas.

 

El uso de biomasa procedente de la zafra azucarera se complementa con el cultivo de bosques de eucaliptos en áreas no aptas para el cultivo de caña de azúcar. Esto hace posible reemplazar gas también fuera del período de zafra, cuando no hay residuos de caña disponibles para la caldera.

Año a año, Ledesma reemplaza un porcentaje cada vez mayor de gas natural por biomasa.

A su vez, Alejandro Brown contó cómo Ledesma produce en entornos de alta valoración ambiental. Explicó que en 2001 Greenpeace había elevado fuertes quejas contra un proyecto de desmonte que Ledesma había presentado para ampliar su área de cultivo de caña de azúcar. Esto dio lugar a que la empresa desarrollara un plan de ordenamiento territorial con el asesoramiento de ProYungas.

Como resultado de este plan, tres de cada cinco hectáreas de Ledesma son preservadas y no se destinan a la explotación: un total de 100.000 has, que se suman a las 73.000 del Parque Nacional Calilegua, donado por Ledesma hace 35 años. Ledesma realiza además un permanente monitoreo de la fauna autóctona junto a ProYungas, con imágenes obtenidas mediante cámaras instaladas en puntos estratégicos de las zonas protegidas. 

El plan de ordenamiento territorial de Ledesma fue inmediatamente tomado como un modelo por el gobierno de la Provincia de Jujuy y por otras instituciones como Greenpeace y la Fundación Vida Silvestre Argentina. Constituyó además un antecedente de peso para la redacción de la Ley Nacional de Protección de Bosques.

Brown también se refirió a la certificación de PRODUCTOYUNGAS, que otorga la Fundación ProYungas a empresas grandes y pequeñas que cumplen con ciertos requisitos ambientales y sociales. Este sello garantiza que en una región de muy alto valor ambiental es posible producir rentablemente protegiendo, a la vez, el medio ambiente.

En el caso de Ledesma, ProYungas otorgó a Ledesma la certificación PRODUCTOYUNGAS - FCA. Este sello, auditado por IRAM, avala que la compañía produce papel a partir de fibras celulósicas alternativas, no madereras, protege el medio ambiente en todos sus procesos productivos, y fundamentalmente que asegura la persistencia de una rica biodiversidad en las Yungas, donde la empresa está emplazada.

 Prensa y Comunicaciones Ledesma