Ingrese su Usuario

Profesionales advierten un estancamiento en el desarrollo forestal y foresto-industrial argentino

La Subcomisión Forestal (SCF) del Consejo de los Profesionales del Agro, Agroalimentos y Agroindustria (CPIA) de Buenos Aires, propuso un documento de análisis y debate sobre la situación actual de la actividad forestal y foresto-industrial, para avanzar en propuestas de recuperación que permitan “dejar de ser una Argentina “potencialmente” forestal, a ser una Argentina “realmente” Forestal, a través de la unión para fortalecerse".

El documento fue dado a conocer por medio de la Revista Noti Forestal, y en relación a las plantaciones forestales, advierten que "el sistema de promoción a la forestación que subsidia la actividad presenta en la actualidad incertidumbre acerca del futuro del apoyo financiero necesario para sostener el ritmo de plantación que se necesita para, al menos, compensar los niveles de cosecha".

Por otra parte, señalan que “la información en superficie sobre las existencias forestales de plantaciones es imprecisa, y la que se acepta en el sector permite inferir que no hay un incremento relevante en la superficie forestada en los últimos 10 años, hasta es posible que se haya iniciado un proceso de descapitalización”, advirtieron.

El nivel de incertidumbre de la información estadística no permite elaborar un análisis preciso de la real situación en este aspecto.

El atraso en los pagos de los subsidios a la actividad, que es histórico, sigue sin resolverse.

Por otra parte, remarcan que “los beneficios que la Ley 25.080 asigna para los grandes inversores a partir de la determinación y estabilización de la carga impositiva por la duración de los proyectos, no se resuelve administrativamente con la agilidad necesaria”.

Asimismo, señalan que el sector industrial (especialmente el de tableros y celulosa) no ha logrado captar inversión de importancia desde hace más de 10 años.

“Los países limítrofes desarrollan fuertemente este sector, Uruguay –por ejemplo- que ha iniciado mucho tiempo después que Argentina un proceso de desarrollo de esta actividad, captó las inversiones más importantes de la década para el sector. Hoy parece sumarse Paraguay y Colombia a iniciar un camino similar”, expusieron.

Bosques Nativos

En el documento, los profesionales consideraron que “a pesar de haber invertido en un inventario de bosques naturales con financiamiento internacional, que se realizó durante el período 1998/2001 con un Crédito del BIRF, la información existente que surge de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable no es confiable. Hay contradicciones inadmisibles según surge del resultado oficializado por dicho inventario o del proceso de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos (OTBN) como resultado de la implementación de la ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Una diferencia entre uno y otro, de 17.424.714 ha, exime de comentarios”, expusieron.

En cuanto a los cinco nodos regionales, que debían ser creados según Proyecto Manejo Sustentable de los Recursos Naturales Préstamo BIRF 7520-0-AR, que iban a monitorear cada región y a su vez generar los aportes técnicos que permitan desarrollar políticas de manejo sustentables comunes a las provincias que las integran, no terminan de completarse.

En relación a los Bosques Nativos, la Ley 26.331que debería ser una oportunidad para evitar la deforestación y degradación sin sentido de los bosques nativos, parece transitar hacia otro fracaso. Está desfinanciada aún en contra de lo que la ley manda y se carece de información detallada sobre la gestión.

Propuestas para la recuperación

Frente a este escenario, aseveraron que “estos son los indicadores del estancamiento del sector y que son los temas a discutir para iniciar un proceso que permita elaborar una propuesta que contenga una salida consensuada, definir metas a alcanzar para el corto y mediano plazo y un objetivo general claro para el futuro".

Como propuestas para iniciar este proceso de recuperación de la iniciativa, proponen considerar los siguientes aspectos:

*La puesta en funcionamiento de las Comisiones establecidas por ley 25.080. Tanto la Comisión Bicameral, en el ámbito del Congreso Nacional, (capítulo VI art. 32) nunca constituida, como la Comisión Asesora (Capítulo II art. 22), que dejó de ser convocada por la autoridad de aplicación

* Adecuar la normativa de la Secretaría de Energía para fomentar la instalación de usinas termoeléctricas alimentadas a biomasa de forma competitiva

* Reestructurar el sistema de información de la estadística forestal, para que se transforme en una herramienta confiable.

*Llevar a acciones el Plan 2020 (PEI2020) elaborado por la Secretaría de Industria de la Nación.

* Es indispensable contar con un analista sectorial de la cadena madera, muebles, papel dentro de la Secretaría de Industria y de SEPyME.

*Unificación del sector "Bosques Nativos y Bosques Implantados" a nivel nacional en un solo organismo, viejo reclamo del sector apoyado por la mayoría de las organizaciones del sector desde 1993.

* Agilizar los trámites para que los subsidios a la forestación sean puestos a disposición de los plantadores en tiempo y forma.

* Integración de acuerdo a lo que la ley 26.331 prescribe, de los recursos económicos para el "Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos" - Capítulo 11 art. 30 - 31 y 32

* Implementar un sistema de control de gestión y seguimiento de la efectiva aplicación del "Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos" con participación del sector privado.

* Necesidad de tener por ley un régimen de promoción especial para la industria de celulosa y papel.

“Sin dudas, creemos que debemos remontar una situación que nos encuentra descolocados en relación al impulso que se observa en la región. Si lográramos dar este primer paso, la primera meta que nos fijamos, estaría cumplida”, concluyeron.

 

Fuente: FAIMA