Ingrese su Usuario

AFCP: “Es una señal absurda para el país que se considere a la industria de celulosa y papel insalubre”

El gerente de la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel de Argentina (AFCP), Néstor Nisnik, se refirió al escenario actual que enfrenta la actividad, a los mitos que pesan sobre la producción forestal y al real impacto que genera esta industria en la vida diaria en la sociedad remarcando la influencia que tiene el uso de productos que derivan de la celulosa y papel como diarios, revistas, resmas en la oficina, libros, cajas y paquetes de mercaderías, empaque de productos alimenticios, jugos, caja de leche, pañales, papel higiénico, medicamentos, bolsas de compras, papel para envolturas, calendarios, entre otros. El directivo participó de un Seminario sobre "Papel y Medio Ambiente:¿Cuál es el impacto del Papel?" organizado por la Fundación Ambiente y Desarrollo - en junio pasado- y en ese marco diálogo con ArgentinaForestal.com y analizó la situación de su fabricación y comercialización en Argentina y la región, así como las tendencias mundiales en el uso, la producción y el reciclado de papel. Pero, por otra parte, marcó nuevamente el rechazo de la Asociación empresaria a la Ley 4.438 –sancionada en 2008- que establece la Insalubridad Laboral en la industria de Celulosa y Papel en todo el territorio provincial:“Es una señal absurda que se considere a esta industria insalubre” dijo. “Esto no tiene antecedente en el mundo, por lo menos que nosotros conozcamos”, remarcó y adelantó que desde la AFCP han hecho gestiones frente a distintos organismos, buscando una solución en este tema, sin resultados aún.

AF: ¿Cuál es el escenario actual de la industria de celulosa, papel y cartón?

La industria ha tenido un vuelco significativo, una razón se debe a la situación generada a partir de la instalación de Botnia en Uruguay, pero también hay otros factores: varias empresas argentinas son multinacionales, con lo cual sus parámetros mundiales son los mismos que tienen que mantener a nivel nacional. 

En segundo lugar, las provincias -en general- comenzaron a trabajar fuertemente en políticas ambientales, por lo que la industria tuvo que adaptarse rápidamente al cambio de prácticas más responsables y de menor impacto. En ese proceso estamos encaminados.

En el caso de la AFCP, que nuclea a los principales productores nacionales, sabemos lo que cada empresa esta invirtiendo para avanzar hacia estos objetivos. Hay que considerar que se trata de montos importantes y que es un proceso tecnológico que requiere de un tiempo de adaptación.

AF: En el caso de Misiones ¿se puede decir que la declaración por Ley de Insalubridad Laboral a toda la industria de celulosa y papel refuerza un mito?

En realidad, es una señal absurda que se considere a la industria de celulosa y papel insalubre. Esto no tiene antecedentes en el mundo, por lo menos que nosotros conozcamos. Esta situación está generando complicaciones a dos de nuestros asociados en la provincia (Alto Paraná SA y Papel Misionero-Grupo Zucamor)  quienes han demostrado claramente su preocupación con inversiones en mejoras tecnológicas en sus procesos y, además, han estado trabajando en forma constante para reducir impactos y mejorar la Salud y Seguridad Ocupacional. Qué decir entonces de la industria minera, metalúrgica, vidrio, textil que son más riesgosas y ninguna de ellas esta declarada insalubre. Y si bien no es la idea entrar en comparaciones, estos casos nos llevan a analizar a todas las industrias. Creo que hay que pensar en revertir esto, la señal de contagio puede ser muy complicada y genera una barrera enorme para futuras inversiones en este sector, ya que declara a toda la industria insalubre, sin ningún tipo de discriminación, y esto es una barrera prácticamente insalvable.

AF: ¿Y cuáles son los principales desafíos para esta industria?

Hay dos desafíos principales: el primero es atraer inversiones, ya que el país se esta transformando en un país importador de papel. Hoy ya lo es. Pero si no se presentan inversiones en un futuro, las importaciones van a mandar en nuestras industrias porque la barrera de crecimiento es de inversiones muy importantes. Estamos hablando de varios cientos de millones de dólares. Para realizar inversiones contamos con materia prima forestal, el problema es demostrar la decisión de atraer inversiones en el sector, algo que lamentablemente hoy no la vemos en Argentina.

También se necesita del Estado mejoras desde el punto de vista de financiamiento para todo este tipo de emprendimientos y, fundamentalmente, comenzar a tener credibilidad en situaciones de riesgo de inversión, como puede ser para el caso de empresas extranjeras que quieran venir a invertir –ante el potencial que tenemos- pero que por alguna razón se han radicado en Uruguay o Brasil, y no se decidieron por Argentina.

Por otra parte, un factor micro a tener en cuenta es que tenemos que apuntar a mejorar el reciclado en Argentina. Si bien en el país se esta reciclando casi el 50% de la producción, hay que tener en cuenta con este dato que, por ejemplo, por cada dos cajas que producimos, una va a tierra, lo que no tiene mucho sentido, ya que en países europeos están llegando al 85% de recolección de reciclado. Es decir, hay que invertir en una mejora del proceso de reciclado. Aún hay mucho por hacer en el país en este sentido.

Finalmente, otro desafío es lograr armonizar entre las provincias a nivel nacional las características de todo lo que significa las reglamentaciones medioambientales. La Fundación Ambiente y Desarrollo esta proponiendo una ley de Presupuestos Mínimos para el sector que permitiría que toda la industria nacional busque el mismo nivel de mejora de tecnologías disponibles, que los niveles de contaminación sean iguales en todos los territorios. Esta ley regularía de alguna manera las exigencias y mejoras tecnológicas a nivel nacional.

Por Patricia Escobar

 

Fuente: Misionesonline