Ingrese su Usuario

Sanguinetti confirmó que Uruguay no necesita autorización argentina para aumentar la producción de la ex Botnia

El ex presidente uruguayo, Julio María Sanguinetti, evaluó el encuentro que protagonizarán este lunes por la noche la jefa del Estado argentino, Cristina Kirchner, y su par José Mujica.

En ese marco, el mandatario uruguayo comunicará a las autoridades argentinas su decisión de permitir que la planta de celulosa de UPM (ex Botnia) ubicada en Fray Bentos incremente de un millón a 1,3 millones de toneladas su producción anual.

El conflicto entre ambos países por la pastera se suma al que mantienen por el dragado del Canal Martín García y a la tensión por las trabas comerciales que aplica la Argentina a los productos uruguayos. "La situación de fondo es muy negativa y además estamos en etapa electoral, lo que excita las pasiones en Entre Ríos", indicó el ex mandatario en diálogo con Radio Mitre.

"Pero también nuestro presidente comete un error imperdonable, no ya de diplomacia sino de buenas maneras. Si hoy se reúne con la Presidenta no tiene sentido que desde hace tres días esté diciendo que va a autorizar a la empresa", agregó.

Sanguinetti confirmó que la intención de Uruguay es permitir el incremento de la producción de celulosa porque está "probado de que la empresa no genera polución por encima de los niveles aceptables", y que "hay problemas en el río pero no por la empresa".

"Los resultados internacionales son todos buenos. Desgraciadamente no se han dado a conocer porque la delegación argentina lo ha impedido y la uruguaya ha tenido la sobriedad institucional de no revelarlos igual", dijo al respecto Sanguinetti.

Según el ex funcionario uruguayo, llevar la producción de UPM del millón de toneladas a 1,3 millones "tampoco cambiaria mayormente la situación". Sin embargo, aclaró que Uruguay no necesita la autorización del gobierno argentino para ello: "Ninguno de los dos Estados tiene capacidad de veto sobre las actividades del otro. Lo que hay es una obligación de consulta, que se hizo, y pasado el lapso de esa consulta el país pude hacer lo que quiere".

Sanguinetti estimó que la Argentina argumenta que no pasó aún el lapso de tiempo estipulado como "una acción dilatoria".

Respecto del vínculo bilateral, el ex presidente consideró que "en todos los aspectos de la relación andamos muy mal" y particularmente que "el comercio es un desastre", con un fuerte desnivel en contra de Uruguay.

"La exportación en la Argentina está totalmente administrada, depende de decisiones caprichosas y acá se han cerrado algunas pequeñas y medianas empresas", indicó.

En ese marco, al presidente Mujica "se lo ha criticado mucho porque su actitud se entiende como condescendencia y el gobierno uruguayo le ha faltado explicación ante la opinión pública argentina", indicó Sanguinetti.

Fuente: Iprofesional.com