Ingrese su Usuario

La ciencia tras la creación de un proceso de impresión óptimo

Esta mañana HP ha celebrado un evento especial donde uno de sus mayores especialistas, Thom Brown, investigador de tinta en los laboratorios que tiene la compañía en Estados Unidos, nos ha mostrado en profundidad toda la tecnología e innovación necesaria para dar como resultado que nosotros podamos imprimir con los cartuchos de tinta HP una fotografía o documento normal de forma óptima en pocos segundos con nuestra propia impresora.

Durante la primera parte del acto, Thom Brown se ha centrado en explicarnos como se reparte la tinta sobre la superficie. El proceso, aunque complejo, tiene una sencilla explicación. Todas las impresiones actuales se basan en el arte del puntillismo, si miramos una fotografía o documento bajo un cristal de gran aumento nos daremos cuenta de que todo son puntos. La impresora realiza un mapeado en cuadrícula de un tamaño imperceptible para el ojo humano de toda la superficie del papel. Una vez realizada la cuadrícula, la tecnología de impresión dispara desde las boquillas de los cartuchos, que tienen el grosor de una tercera parte del cabello humano, más de 35 millones de gotas de tinta cuya unidad de medida es el picolitro.

Uno de los problemas más complejos de solucionar para lograr una impresión óptima es el de reducir el tiempo o la distancia recorrida por la gota de tinta desde la boquilla del cartucho hasta el papel. Seguramente muchos de nosotros no lo hemos pensado nunca, pero como tal, un liquido disparado que debe recorrer una distancia concreta puede variar su posición inicial o final en escalas tan pequeñas por multitud de causas. HP nos ha demostrado a cámara súper lenta como sus impresoras calientan la tinta mediante un chip de silicio hasta los 300 grados en cuestión de milisegundos para así aprovechar la energía generada y antes de que la gota comience a hervir, dispararla contra la superficie a una velocidad de 50 kilómetros por hora. Gracias a esta tecnología las gotas recorren una distancia comparable a lanzar un cuerpo como el nuestro desde 30 pisos sin variar lo más mínimo su posición.

Una de las novedades más recientes de HP en el campo de la impresión son su nueva generación de cartuchos múltiples a tamaño completo. A mediados del pasado mes de abril asistimos a la presentación de la HP Officejet Pro X, certificada por el Libro Guinness de los Récords como la impresora mas rápida del mundo. Esta impresora, capaz de realizar 70 copias de página por minuto, alberga en su interior la nueva generación de cartuchos múltiples de HP. El motivo por el cual estos cartuchos múltiples logran imprimir a velocidades de vértigo es que al ser del mismo o más tamaño que una hoja de papel, la impresora no necesita realizar el proceso de mapeado y directamente lanza los chorros de tinta simultáneamente entre sus 10 cartuchos.

Tras las pruebas de laboratorio, durante la segunda parte del acto Thom Brown ha realizado demostraciones en vivo para que pudiéramos observar la diferencia entre los diferentes tipos de tinta, tanto de HP como de otra marcas con cartuchos de relleno. Los responsables de HP nos han comentado que se necesitan entre 3-5 años con más de 1.000 prototipos para que sus matemáticos logren crear nuevos compuestos. Al contrario de lo que algunos pueden pensar, la tinta no es solo agua con color, se necesita añadir cantidades exactas de aglutinantes o polímeros dependiendo del tipo de impresión al que vaya a estar destinado cada cartucho.

La compañía no ha tenido problemas en reconocer que sus cartuchos de tinta o pigmentos son más caros que los de la competencia. Durante el evento, HP se ha escudado mostrándonos ejemplos donde podíamos comparar su tinta con la de otras marcas y la verdad que yo, al igual que creo que personalmente para imprimir documentos tradicionales u hojas informativas, que representan la gran parte de nuestras impresiones, no es necesario comprar cartuchos de alta calidad, si que pienso tras los ejemplos mostrados que si tenemos que imprimir alguna fotografía o documento especial que queramos guardar durante mucho tiempo, vale la pena gastarse algo más de dinero para conseguir resultados óptimos.

El tema del precio de los cartuchos de HP frente a los de la competencia entra en una balanza que estamos bastante acostumbrados a ver. Los cartuchos de HP son más caros (desde los 10 hasta prácticamente los 90 euros dependiendo del modelo) pero ofrecen colores más realistas y mayor número de impresiones, los de otras marcas, que utilizan cartuchos remanufacturados, son más baratos pero comprometen la calidad. La decisión de escoger entre unos u otros está abierta a los consumidores dependiendo de la importancia que den a sus impresos.

Imagino que muchos al igual que yo nunca habrían pensado que para imprimir uno de nuestras decenas de documentos diarios o aquella fotografía especial que tantos recuerdos nos trae a la cabeza, fuera necesaria tantos años de innovación, trabajo, pruebas y experiencia para lograr un resultado de impresión óptima.
 

Fuente: Alt1040