Ingrese su Usuario

La Provincia intervino en el conflicto por el cierre de la imprenta Donnelley

El Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires convocó para las 16 horas de hoy a una audiencia de conciliación entre los responsables de la imprenta RR Donnelley y los trabajadores. Según el comunicado del ministerio, el "objetivo" es "proteger el empleo de quienes allí trabajan".  
 

La imprenta amaneció hoy cerrada con un papel pegado junto a la entrada. "Habiendo considerado todas las alternativas viables, estamos cerrando nuestras operaciones en Argentina y solicitando la quiebra de la empresa, luego de 22 años de actividad en el país", decía.


Una asamblea con corte contra el cierre se realiza desde esta mañana frente a la gráfica, en el kilómetro 36.700 de la colectora Panamericana. Los trabajadores denuncian que se trata de un cierre ilegal de la multinacional estadounidense que deja a más de cuatrocientas personas sin trabajo.


“Los trabajadores de Donnelley estamos convocando a una asamblea general desde las 7: 30 de este lunes en la puerta de la fábrica, sobre Colectora Panamericana. Acabamos de enterarnos de que la empresa cerró, de forma absolutamente ilegal, ya que presentaron un pedido de quiebra que aún no fue otorgada por la justicia. Evaluaremos qué medidas tomar para denunciar este atropello a los trabajadores. Si es necesario, cortaremos la panamericana. También tomaremos medidas para resguardar la fábrica y sus bienes, impedir su vaciamiento ilegal y defender sus más de cuatrocientos puestos de trabajo”, informó el delegado Jorge Medina.


"Después de haber obtenido ganancias por doscientos dieciocho millones de dólares a nivel mundial en el 2013, presentaron un preventivo de crisis para despedir masivamente. Este fue rechazado por la Comisión Interna, el sindicato y el Ministerio de Trabajo de la Nación. Los trabajadores no solo demostramos que esta empresa no tiene crisis, sino que estuvo realizando descaradas maniobras de vaciamiento desviando la producción a otras gráficas. Ahora quieren hacer una nueva maniobra presentando una quiebra fraudulenta, para atemorizar y extorsionar a los trabajadores, con el fin de llevar adelante su plan de despidos masivos”, dijo el delegado René Córdoba. 


Las protestas contra Donnelley se suman a las que ya se llevaron a cabo contra la autopartista Lear, por la suspensión de 450 trabajadores al cerrar temporalmente la compañía.

Fuente: Clarin