Ingrese su Usuario

El proyecto para expropiar la imprenta Donnelley ya consiguió media sanción.

El diputado provincial Christian Castillo (Frente de Izquierda-PTS), autor del proyecto, argumentó que se trata de “una expropiación emblemática, por ser contra una empresa buitre multinacional yanqui, que cerró sus puertas de un día para el otro y dejó 400 familias en la calle”.

 

La propuesta garantiza “la continuidad productiva de las instalaciones y el pago de todas las obligaciones salariales, sociales y previsionales de los trabajadores, conservando la antigüedad y todos los derechos laborales adquiridos”.

 

Declara que el inmueble, como las máquinas de la empresa de capitales norteamericanos, serán expropiados y adjudicados “en propiedad y a título oneroso” a la Cooperativa de Trabajo MadyGraf Limitada para la continuidad de sus fines cooperativos.

 

La empresa -ex editorial Atlántida- fue declarada en quiebra en agosto y es administrada hace tres meses por 150 trabajadores de MadyGraf, una cooperativa que ya tiene la locación judicial, según se dijo en la Legislatura provincial.

 

El proyecto original fue modificado en la Comisión de Tierras, ya que proponía un pago simbólico no mayor a un peso. El texto reformado fue avalado por el bloque mayoritario del Frente para la Victoria y por los otros bloques minoritarios.

 

“La defensa de los trabajadores siempre va a encontrar respaldo en esta Legislatura, más allá de las diferencias, porque es la única forma de alcanzar una Argentina justa y fraterna”, señaló el diputado Fernando “Chino” Navarro, presidente del bloque del Frente para la Victoria, uno de los defensores de la iniciativa.

 

El Frente de Izquierda-PTS dejó sentado que esperaba una ley más radical para la expropiación. “Nuestro planteo, como salida de fondo al cierre de fábricas, es la estatización bajo gestión de los trabajadores, algo por lo que vamos a seguir peleando, mientras que si los trabajadores consiguen la sanción completa de la expropiación conseguirán la cesión a la cooperativa MadyGraf que pusieron en pie”, dijo Castillo.

 

Si el proyecto se aprueba en el Senado, la cooperativa MadyGraf (ex Donnelley) pasará a disponer de la fábrica y demás instalaciones, pudiendo administrarla sin intervención del juez y los síndicos, como sucede hasta ahora.

 

“El Estado provincial iniciará un proceso de valuación y posterior plan de pago que, según la práctica generalizada de la última década, no se termina de concretar por la negativa de los ex dueños de las empresas, por lo que las expropiaciones votadas se prorrogan cada cinco años”, explicó el autor de la iniciativa. En esa situación se encuentran hoy alrededor de 70 cooperativas, aseguró Castillo.

 

“Desde ya, el peligro queda planteado”, señaló el diputado, y aclaró que esta situación “abriría un nuevo terreno de lucha para el conjunto de las cooperativas, levantando la perspectiva de la estatización sin pago bajo gestión obrera”.

 

La quiebra de Donnelley, en agosto último, suscitó una fuerte controversia, debido a que la presidenta Cristina Kirchner acusó a la empresa de provocar una quiebra “falsa” y vinculó a la empresa con el fondo buitre NML, de Paul Singer.

 

La expropiación avanza en momentos en que el fiscal federal Patricio Evers impulsó la investigación penal contra la imprenta, en la causa por presunta “quiebra fraudulenta”, confirmaron fuentes judiciales.

 

 

Fuente: El Día de Escobar