Ingrese su Usuario

El traslado de la producción de celulosa

Uruguay fue el destino elegido por las condiciones extraordinarias que ofrece por sus tierras y materia prima barata y la concesión de Zonas Francas y liberación de cargas impositivas para la radicación y explotación de estas industrias que ocasionan severos costos ambientales.

El plan comenzó a concretarse inmediatamente antes de la inauguración de la planta de Fray Bentos (ROU) con el cierre de sus plantas en Finlandia, en marzo 2006 clausuraron sus fábricas de Voikkaa y también la de Kuusankoski.

El proceso de traslado de su industria celulósica continuó en septiembre de 2008 con el cierre de sus plantas de Kajaani y la de Tervasaari.

Las excepcionales condiciones ofrecidas en Uruguay provocaron también el cierre de una planta en Miramichi, New Brunswick -EEUU- , la venta de la fábrica de papel prensa Schwedt en Alemania y la fábrica de SC Madison en los EE.UU.

El proceso de traslado ha continuado sin prisa pero sin pausa; de la época en que producían localmente con cinco plantas, las de Joutseno, Kemi, Äänneskoski, Kaskinen y Rauma, hoy en Finlandia sólo quedan tres: las plantas de Kymi de 870.000 toneladas anuales, de Pietarsaari de 800.000 y la de Kaukas, de 740.000.

O sea que hoy en total sólo producen en su propio país 2.410.000 TN y en Uruguay, de concretarse la tercera planta que anuncian por estos días, alcanzaría los 5 millones de toneladas.

De este modo, del total que manejan las empresas finlandesas el 68 por ciento será producido en Uruguay completando exitosamente el traslado de sus plantas a la región

Se están cumpliendo a rajatabla los peores pronósticos señalados por quienes anticiparon lo que ocurriría: “Las empresas transnacionales vienen porque tenemos mucha agua, suelos baratos y los eucaliptos crecen más rápido que en el Norte”, anticipaba en 2006 María Selva Ortiz, de REDES Amigos de la Tierra. Y vaticinaba “la producción forestal generará efectos sociales y económicos catastróficos”.

Lejano es también el 5 de junio de 2004, cuando en Minas de Corrales, en ocasión del día mundial del medio ambiente, Tabaré Vázquez en plan de seducción de electores en su campaña, se pronunció firmemente contra las multinacionales y las pasteras denunciando su traslado a los países menos desarrollados, cosa que él en ese entonces se comprometía a evitar.

Por estos días visitará Uruguay el presidente de UPM, Jussi Pesonen que vendrá a presionar al gobierno del Frente Amplio que preside Tabaré Vázquez para exigir se le otorgue a la tercera planta de celulosa el mismo régimen de Zonas Francas que tienen sus plantas de Fray Bentos y Conchillas y además que los charrúas se endeuden en mil millones de dólares para mejorarle la infraestructura que usarán.

Lo que se dice, un pingüe negocio para los escandinavos.

De instalarse la nueva planta en la cuenca del Río Negro nosotros seremos los “fumadores pasivos” en esta historia porque sus detritos serán arrojados, vía el Río Negro, al Río Uruguay que compartimos.-

 

Fuente: Diario El Argentino